La temida vuelta al colegio
12 meses 12 pautas, Blog

Septiembre: BIENVENIDOS DE NUEVO AL COLE

Cómo hacer más fácil y llevadera la “temida” vuelta al cole.

El comienzo del colegio, es uno de los acontecimientos más importantes para la vida de los niños, ya que supone el inicio de una nueva etapa, tanto para los niños como para sus madres y padres. Y casi tan importante como el primer día de cole para un niño que empieza educación infantil, es la famosa “vuelta al cole” para la totalidad de los niños cada curso en estas fechas. Con la vuelta al cole, no sólo le ponemos fin al descanso estival retomando nuestras rutinas y responsabilidades, sino que también han de afrontar nuevos retos y experiencias, nuevas amistades, y un sinfín de oportunidades vivenciales para aprovechar, ya que en el cole no solamente se aprenden materias, sino que es la experiencia de socialización más importante en la vida de nuestros niños y niñas. Por todo esto, es relativamente normal que exista un cierto nerviosismo cuando llega el momento de enfrentarlo.

Hay que tener en cuenta que para un niño de cuatro años, tres meses, es decir, todo lo que dura el verano, es un porcentaje muy elevado de su vida, cosa que para un adulto no es nada. Conforme los pequeños van creciendo, ese porcentaje es menor, pero aún así no es fácil el cambio de la diversión y el ocio al trabajo. Los niños pasan de no tener disciplina al deber de cumplir de nuevo unos horarios y unas normas fijas y establecidas. Por ello, el cambio es “costoso”.

Se considera que el periodo de adaptación suele durar, aproximadamente entre una semana y 15 días. Pero que el 90% de los niños en un mes ya se ha adaptado plenamente a la nueva vida.

Ansiedad por separación

  • Una de las claves fundamentales para hacer el proceso de adaptación más llevadero es la normalización. Es decir, no dramatizar la situación y no prestarle más atención de la que tiene. Lo normal es que los niños lo pasen mal.
  • La ansiedad por separación es algo normal que ocurre en todo proceso de crianza y afecta tanto a niños como a padres, por ello todo depende de la importancia que se le dé. Por eso es muy importante la acogida que tenga el niño esos primeros días de clase.
  • Otro de los factores de los que depende esta adaptación es la edad que tengan los niños y de si se inician en la escuela por primera vez, o si por el contrario ya son ‘veteranos’.

Niños primerizos y veteranos

  • En el caso de que sea un niño que va a empezar su andadura escolar, el proceso es un tanto más costoso. Ya que supone un cambio muy grande, en el que va a perder durante una buena parte del día a sus figuras paternas. Pero para ellos, los colegios toman medidas desde hace ya varios años con la idea de mejorar la adaptación del niño a su nueva vida. Por ejemplo, inician el colegio unos días antes, durante periodos cortos de tiempo, a veces con la presencia de sus padres…
  • Por su parte, el niño veterano se muestra más nervioso, inquieto, inseguro y además se enfrenta a una clara dicotomía: el duelo por el final del verano y las ganas por volver a ver a sus amigos. Pero para ellos, el proceso es más fácil porque enseguida comienzan de nuevo a jugar con sus viejos amigos y a olvidarse de los padres.

Recomendaciones para padres

No hay un manual perfecto para padres, pero sí unas pautas adecuadas para poder hacer más fácil esta vuelta al cole. Sobre todo, una actitud positiva por parte de los padres.

  • “Cariño y escucha”. Hay que saber escuchar a los niños, que verbalicen lo que les pasa y que puedan expresar sus emociones.
  • Muéstrale el colegio como algo positivo: Recuérdale todo lo bueno que tiene volver al colegio, ver a los compañeros, las actividades, nuevo curso, nuevo profesor, estrenar materiales. Preséntale el cambio de etapa como algo deseable, refuérzale por haber llegado hasta aquí y anímale a empezar un año más con ilusión. Anímale a hablar y expresar lo que siente sobre la vuelta, de esta forma podrás detectar posibles miedos y tendrás más tiempo para abordarlos. No asustes al niño con los cambios “Este año tienes que tomártelo en serio, cada vez es más difícil, como sigas igual que el año pasado no pasas de curso…”
  • Los profes son sagrados: Ten en cuenta que son los encargados de la educación de tus hijos durante gran parte del día. Evita descalificarles o hablar mal de ellos. Delante del niño muestra siempre respeto y si no estás de acuerdo en alguna decisión es preferible que pidas una visita al centro para debatirlo.
  • Regular los horarios: Unos días antes de empezar el cole es deseable graduar progresivamente los hábitos (hora de acostarse y levantarse, comidas, aseo, tareas escolares pendientes) de forma que se retome poco a poco la rutina habitual y el cambio no sea tan brusco. De igual modo, no elimines todas las actividades de ocio cuando empiecen el cole, el tiempo aún permite hacer muchas cosas al aire libre y las tardes aún no las tienen ocupadas con actividades.
  • Preparar el material: Implica a tu hijo en la compra del material escolar, puede ser un buen momento para ir hablando de la vuelta al cole y lo que espera encontrar. Que empiece a familiarizarse con sus nuevos libros y materiales, personalizándolos y revisando sus contenidos, preparar la mochila o el estuche, son pequeñas tareas que van preparando el terreno.
  • No dejes las tareas de verano para el último momento: Hacer tarea en vacaciones puede ser muy pesado, pero es deseable no interrumpir por completo los buenos hábitos de concentración y estudio sólo porque llegue el verano. Si ya es demasiado tarde y lo han dejado para el final intenta que no se convierta en una pelea o en una forma desagradable de terminar las vacaciones. Es su responsabilidad, anímales a terminarla y a cumplir con su deber… haciéndosela tú no le haces ningún favor.
  • Y hablando de motivación, nadie mejor que nosotros para motivarles con el inicio del nuevo curso. Hablarles de sus compañeros, recordarles anécdotas del curso pasado, hablarles de los profes, de las nuevas materias que aprenderán, siempre de manera optimista y entusiasta para que el niño comience las clases con una visión positiva y con muchas ganas.
  • También deberemos hacer partícipes a los niños en la elección de sus actividades extraescolares y deportivas, y en sus asignaturas optativas. Estas decisiones no deben ser exclusivamente de los padres, sino que hemos de involucrar al niño y dejarle decidir según sus preferencias y habilidades, pero habiendo escuchado los consejos y orientaciones de sus padres.
  • Siempre que sea posible, deberemos acompañar a los niños el primer día de cole, al menos uno de los progenitores, como haríamos en cualquier otra fecha importante en el calendario de nuestros hijos. Es un día de nervios y tensiones para todos, pero los niños más que nadie, necesitan de la tranquilidad y serenidad que les transmiten sus padres, porque les ayudará a relajarse y afrontar el momento con mucha más calma.
  • Y por último sólo me resta decir que somos nosotros, sus papás y mamás, los que mejor conocemos a nuestros hijos; así que seremos nosotros los encargados de marcar los ritmos y las pautas necesarias para que nuestros niños se relajen y vivan esta vuelta al cole como una experiencia positiva e ilusionante, que es de lo que se trata.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *