Carles Capdevila.
Blog, Psicología Adultos

Educar es difícil pero no imposible

Carles Capdevila es el director del diario catalán Ara, colaborador del espacio Guía de Padres del programa Hoy por Hoy de Cadena Ser y también padre de cuatro hijos (2 adolescentes y 2 niños). Cualidad personal que no destacaría en su currículo profesional si no fuera porque con sus charlas sobre la paternidad y la crianza, sustentadas en el humor, se ha convertido en uno de los divulgadores más populares de España.

“Diecinueve años y medio de paternidad y solo me han dado un minuto por año. Me parece poco…”, así comienza la ponencia de Carles Capdevila.

“Educar cada día es más difícil, no imposible, pero si lo hacemos con sentido del humor, quizás nos salga bien.”

Carles subraya la importancia del humor en la educación de nuestros hijos e insiste en que los padres motivados, tenemos ciertas angustias, complejos, inseguridades… fruto de saber tanto o querer saber tanto. Sentimos una gran presión del saber y nos olvidamos que la misión es Educar, es decir, espabilar a los pequeños e intentar controlar a los mayores, y sobre todo, divertirnos. Es importante que intentemos buscar esta sonrisa, esta alegría, la espontaneidad, la naturalidad. Que nos levantemos por la mañana diciendo: “Esto es muy difícil pero vamos a divertirnos”.

“Pensar que somos mejores padres porque estamos tensos y angustiados no nos va a ayudar”

Hay que evitar la cara de angustia y estar preocupado todo el rato. Pero tampoco podemos pasarnos al extremo contrario de la lectura 200 manuales del embarazo (solo hay que esperar), 50 del primer año de vida (el primer año es apasionante pero hay que hacer poca cosa), y de repente desaparecen los libros hasta que llega “socorro mi hijo es adolescente y me pega”. Hay un gran vacío, desde los 2 años a las 14, que es cuando realmente hay que educarles, les dejamos en el colegio y nos quedamos tranquilos hasta que nos damos cuenta que debían de estar educados. Es mejor estar informado pero ser padre o madre requiere espontaneidad, alegría, seguridad, sentido común.

“Cuando yo sepa, mis hijos ya no estarán en casa”.

Hablemos en positivo de la educación de nuestros hijos. Me gusta transmitir todos los errores que cometemos y que no ocurre nada.

La paternidad nos somete a las máximas contradicciones, incluso nos lleva a hacer cosas que habíamos jurado que nunca haríamos. Nos podemos equivocar, lo podemos hacer mal y no pasa nada. Lo más importante es ir rectificando y aprendiendo. Hay que tener clara esta premisa: nunca se para de aprender y nunca se sabe todo.

Por ello, explica los cinco sentidos elementales que componen la base de su manera de educar:

  • Sentido común
  • Sentido del ridículo
  • Sentido del deber y responsabilidad
  • Sentido moral (valores)
  • Sentido humor
  • 1. Sentido Común. Para intentar aproximarse a su meta aplica el sentido común necesario para que un padre se replantee si es necesario repetirles 27 veces a sus hijos que se vayan a dormir, por ejemplo. “Tal vez es que no entiende tu idioma”, dice con retranca durante la ponencia.

    2. Sentido del ridículo. “Padres bajitos que llegan al médico y no entienden por qué su hijo es bajito. Y claro el pediatra acaba mirando a ambos y diciéndoles: ‘Felicidades, el hijo es suyo”.

    3. Sentido del deber y la responsabilidad. Es decir, aquel que debería servir para que una pareja se pregunte si merece la pena verbalizar la frase ‘¿Tener hijos te cambia la vida?’. “Pobrecitos, mejor que no tengan”, termina por decir el periodista en la ponencia. “Esta resistencia a ser padres y no querer cambiar me sorprende, porque es imposible”.

    4. Sentido moral. Se refiere a los valores, que dependen mucho de la imitación. “A veces los roles los confundimos por la excesiva entrega”.

    5. Sentido del humor. Es el que vertebra su filosofía educativa. “Los padres motivados tenemos ciertos complejos o ansiedades fruto de saber tanto”, dice, “y a mí lo que me apetece es que hablemos de educación y que a la vez nos divirtamos”.

    La Escuela de Padres creada en la Consulta Psicológica Madrid es un proyecto cuyo objetivo es colaborar con madres y padres en su labor educativa. Uno de los pilares fundamentales de una buena sociedad es apoyar la tarea de las madres y padres que lideran los hogares y la educación de sus hijos. Por eso, queremos acompañarles en este apasionante viaje educativo, aportando ideas, reflexiones y estrategias que les ayuden a conseguir ese objetivo, que entendemos que es el de todos.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *